Consejos Médicos para reducir y eliminar los Queloides

Son crecimientos excesivos de tejido cicatricial en el sitio de una lesión de piel que ha sanado.



Los queloides ocurren a raíz de lesiones de piel como:

•Acné
•Quemaduras
•Varicela
•Perforaciones en las orejas
•Laceraciones menores
•Incisiones quirúrgicas
•Heridas traumáticas
•Sitios de vacunas

Son más comunes en personas de 10 a 20 años de edad, al igual que en personas de raza negra, asiáticos y personas de origen hispano. Los queloides a menudo se transmiten de padres a hijos. La queloidosis es un término usado cuando se presentan queloides múltiples o repetitivos.

Consejos Médicos para la Eliminación de Queloide en Formación:

1.Silicona: Consiste en el uso de apósitos humedecidos en gel de silicona u hojas de silástico que se colocan encima de la herida durante 18 horas al día por 3 meses o más dependiendo el tamaño y la gravedad de la herida y además del tamaño que ya ha alcanzado el queloide. Se cree que su mecanismo de acción es por medio de la presión que genera la disminución de la irrigación sanguínea en la cicatriz y por tanto disminuye el metabolismo cutáneo, sin embargo aún no existen estudios que hayan identificado un efecto completamente certero, solamente se conoce que sus resultados principalmente en pacientes quemados o en pacientes con heridas quirúrgicas grandes son muy positivos. Su uso en queloides ya formados desde hace mucho tiempo y con gran tamaño no es aconsejado, pues no posee ningún resultado favorable, todo lo contrario puede provocar lesiones en la piel adyacente.

2.Compresión: Considerado ya un tratamiento estándar en cualquier sala de quemados, la presión entre 24 – 30 mmHgpor 18 horas al día durante 3 meses o más es al igual que el uso de silicona una medida terapéutica muy útil para evitar el mayor crecimiento de queloides en heridas de gran extensión. Al igual que con la terapia con silicona no se aconseja su uso en queloides completamente formados.

3.Láser: Esta medida es preventiva principalmente para heridas de origen quirúrgico, puesto que las incisiones por láser de luz untrapulsada han demostrado menor producción de cicatrices hipertróficas que las incisiones con bisturí o con láser de otra fuente de producción (CO2, Argón, Nd:YAG, etc.). Su uso en queloides ya formados es para su remoción y así prevenir que en la nueva herida se produzca otro queloide, aunque la posibilidad de la producción de un nuevo queloide o de uno aún mayor es de hasta un 50%.

4.Radioterapia: Aunque su uso no es muy fomentado debido a los efectos indeseados de esta terapia y a posibles efectos cancerígenos en zonas cicatrizales muy extensas. La radioterapia interna o externa ha sido estudiada como un buen método de detención del crecimiento de cicatrices queloideas de pequeño tamaño y alejadas de zonas con órganos vitales. Su uso está recomendado en personas con antecedentes de producción de queloides deformantes y que provocan deficiencia funcional de la zona afectada; se utiliza durante todo el tiempo de cicatrización y durante algunas semanas posterior a la formación completa de la cicatriz para evitar la aparición tardía del queloide deformante.

5.Corticoides: Su utilización es por medio de infiltraciones locales con Triamcinolona, el tratamiento dura desde semanas a meses y conlleva en la mayoría de los casos efectos colaterales. Su uso no es muy fomentado en la actualidad, sin embargo muchos profesionales siguen confiando en este tratamiento sobre todo si se utiliza posterior a la cirugía de resección del queloide.

6.Cirugía: La resección quirúrgica por sí sola no posee resultados muy favorables, sin embargo cuando se combina con otra técnica anteriormente mencionada sus resultados llegan hasta el 100% de eliminación del queloide. La realización del terapia quirúrgica sola o combinada para la eliminación de queloides debe ser realizada por un médico especialista en Cirugía Plástica o subespecialista en Heridas Quirúrgicas.

7.Crioterapia: Consiste en la aplicación de frio para quemar los queloides y así removerlos. Su positividad no es muy alta y es un tratamiento muy doloroso. Su uso se fomenta mucho en páginas webs con técnicas para su autoaplicación; este acto es riesgoso y no es para nada recomendado, la crioterapia debe ser realizada por un médico subespecializado en la terapéutica dirigida a su rama de la Medicina, en este caso Cirugía Plástica o Dermatología. Médicos generales, médicos estéticos o de belleza, deportólogos o médicos de otras especialidades no están aprobados para la realización de Crioterapia en queloides.

8.Interferón: Tanto el interferón alfa-2b y el interferón gama son tratamientos nuevos que están aceptados en queloides resistentes a las terapias combinadas (mencionadas arriba) y de gran extensión (como en pacientes quemados). Ambos producen mucho dolor por lo que se necesitará de bloqueos anestésicos para su aplicación.

9.Quimioterapia: Aun en fase de investigación en EEUU, el 5-Fluoracilo y la Bleomicina han dado excelentes resultados en queloides ya formados y de gran extensión. Su uso es aceptado en Europa como segunda línea de acción.

Fuente: medicoensudomicilio.com

Tráfico Semanal

Follow by Email